Por un estilo de vida más saludable

En esta cultura ocupada y obsesionada con el trabajo, la gente frecuentemente se olvida de mostrar el amor, cariño y cuidado a sus mentes y cuerpos. Si pensamos en comida, optamos por la opción más rápida y menos por la que nuestro cuerpo realmente necesita. Nunca tenemos el tiempo para sentarnos y estar presentes para comer, ¡y menos para hacer ejercicio! Siento que la vida se ha convertido en una vida “to-go”.

Cuando decidí darle un giro a mi estilo de vida, empecé por lo que comía. Primero cambié el hábito de comer afuera, para cocinar más en casa. Me costó mucho pero lo logré. Ahora como mejor, con alimentos frescos, todo preparado por mí, y además desarrollé mis habilidades culinarias como nunca.

También incorporé los batidos verdes a mis mañanas y ahora no los cambio por nada, me dan un boost de energía increíble para el resto del día. Mi preferido es el que lleva arándanos, manzana verde, espinaca y limón.

Por otra parte, mi rutina de sueño la mantuve y la cumplo al pie de la letra, y no solo porque me encanta dormir sino porque siento lo bien que me hace. Y es que es en serio, ¡hasta la piel de tu rostro refleja las horas que descansás!

Otro cambio que incluí fue el del ejercicio diario. No necesariamente hablo de correr 10 kilómetros todos los días. Con tan solo 20 minutos de movimiento diario, hacer sentadillas, ir caminando al supermercado, darle la vuelta a la cuadra o seguir una rutina básica de ejercicios, es suficiente.

Por último, para lograr un balance entre cuerpo y mente, decidí llevar un curso de meditación. Tenía muchas ganas de aprender una técnica que me permitiera desconectarme del exterior, y conectarme conmigo misma. Por eso bien temprano en la mañana saco el tiempo para meditar y sincronizarme con mi yo interno, y de esta manera y poco a poco, conocerme más.

 ¿Qué cambios les gustaría aplicar a ustedes en su estilo de vida?

Enterate de más en: www.aldonero.com