Lo mejor de estar en los 40s

La vida, dicen, comienza a los 40 años. Puede ser una idea fría para muchos, porque a esa edad ya empiezan a salir algunas canitas y no es tan fácil estar en forma. De hecho, estos signos de desgaste demuestran que ya pasó el tiempo suficiente para haber aprendido algunas cosas, hecho otras, acumular recuerdos y fortalecer las relaciones, mientras que se gana perspectiva sobre este viaje breve y loco que llamamos vida.

Ahora que estoy en esta edad, he definido bien lo que lealtad significa para mí. Entre más años, más me ha gustado mi núcleo de grupo de amigos y familiares. Tengo un círculo estrecho de amigas, que son como mis hermanas. Me encanta porque conocemos los secretos de las demás, confiamos unas en las otras implícitamente y tenemos un vínculo difícil de romper.

Otra cosa que he aprendido es a concentrarme en los aspectos positivos y no dejarme drenar por los negativos, reequilibrar mi vida para balancear mi carrera, criar a una familia, y ser menos dura conmigo misma, ¡relajarme más!

A menudo se dice que para el momento en que muchas mujeres alcanzamos los 40 años, nos  sentimos más cómodas en nuestra propia piel. En mi caso, lo veo como un trabajo constante el aceptarme y amarme como soy, por eso todos los días trato de sacar tiempo para mí, para cuidar mi salud y mi ffísico y de esa manera sentirme y verme bien.

Personalmente pienso que es ahora el momento de tomar el pasado y utilizarlo para alimentar los éxitos de lo que falta por venir, seguir cumpliendo sueños y por supuesto divertirme. Los 40s son fantásticos porque son un buen momento para realizar los planes que alguna vez pensaste nunca vendrían y podés empezar a trabajar en la vida que siempre has querido.