Aldo Nero te enseña a proteger tus zapatos

Uno de los recuerdos que guardo con más aprecio es ir con mi papá a que nos pulieran las botas. Solíamos ir cada cierto tiempo y sentarnos en una alta silla de madera, así que mientras nos limpiaban los zapatos, tomábamos un café y hablábamos de la vida.

En Aldo Nero estamos conscientes de la importancia de estos momentos, de la magia que puede existir en un buen calzado de cuero. Gracias a nuestros 50 años de experiencia hemos aprendido cómo se procesa el material y qué tratamientos debemos tener para garantizar su flexibilidad y color original.  Por ello, Marvin Bermúdez, gerente de gestión comercial, comparte algunas de nuestras recomendaciones para que las apliques en casa y compartás la experiencia.

Antetodo debes escoger el calzado adecuado ya que la durabilidad del zapato se logra desde la tienda”, explica Bermúdez. Seleccionarlos según el evento, revisando que la talla, el tipo de suela y el tacón sean los convenientes, evita que los expongamos a actividades que lo puedan dañar con rapidez.

La falta de mantenimiento del cuero, es otro enemigo, ya que hace que pierda flexibilidad y se resquebraje fácilmente. Esto se puede prevenir con la limpieza regular, la cual tiene su técnica: “primero se aplica el producto con un paño o cepillo suave, luego se deja secar y de último se frotan para darles brillo” indica el gerente.

Sin embargo, hay que tener cuidado, el lavado debe darse con los productos adecuados: sólo se deben emplear jabones no abrasivos, betunes en pasta y/o ceras líquidas con paños o cepillos de cerdas suaves”, de lo contrario puede resultar contraproducente. Por ejemplo, “los betunes líquidos hacen que el cuero se resquebraje por la acumulación entre capas, mientras que los cepillos inadecuados pueden rayar el material”.

Según Bermúdez también hay tener cuidado al conducir ya que, por la posición del pie en el embrague cuando se usan tacones, se pueden raspar o quebrar los zapatos: “lo ideal es que al estar tras el volante hagás un cambio a un tacón bajo o flats”, recomienda.

Si se tiene calzado con hebillas o broches se debe ser más cuidadoso, ya que son especialmente vulnerables a ensuciarse, rasparse o desprenderse por estar sobre-expuestos”. Es útil limpiarlos con un paño seco por lo menos una vez a la semana. Además deben mantenerse lejos del alcance de las mascotas ya que el brillo proveniente del accesorio les atrae.

Otro factor que atenta contra la durabilidad es la lluvia, por lo cual Bermúdez aclara que es preferible no utilizar el calzado si se ha mojado y en caso de que suceda, sugiere dejarlos secar al natural. De hecho, “rotar el uso de los pares de zapato es recomendable porque facilitará la durabilidad y ayudará a la salud de nuestros pies”.

Recordá cuidar y mantener el calzado debe convertirse en un pasatiempo recurrente, sobre todo cuando están muy expuestos al polvo y a la lluvia, períodos en los cuales se recomienda hacerlo dos veces por semana o por lo mínimo, cada ocho días.

Para Aldo Nero el buen cuero es importante, por ello contamos con una línea de productos de limpieza, diseñada especialmente para que el calzado dure más, manteniendo su color y una brillante apariencia.  Si querés atención, asesoría en mantenimiento o tenés algún producto que recomendarnos, escríbenos a servicioalcliente@aldonero.com.